BUENOS HÁBITOS PARA UNA VIDA SALUDABLE – JAIME ESPARZA RHÉNALS

BUENOS HÁBITOS PARA UNA VIDA SALUDABLE – JAIME ESPARZA RHÉNALS

JAIME-ESPARZA

JAIME-ESPARZA

La vida como la conocíamos cambió, las interacciones sociales y la forma en que hacíamos las mayoría de las cosas dieron un giro de 180 grados convirtiendo las salas en oficinas y guarderías al mismo tiempo, los pasillos se volvieron espacios de reflexión y hasta encontramos la forma de entrenar la mente y el cuerpo sin abandonar nuestra casa.

Sin duda alguna, el momento por el que atravesamos abrió una puerta en la que podemos encontrar oportunidades para reinventarnos y aprovechar el tiempo libre adoptando hábitos que hacen nuestras vidas más saludables.

Desde mi experiencia me gustaría compartir algunos de los hábitos que he adoptado y han ayudado a mejorar mi vida:

  1. Arréglate igual que si fueras a la oficina

Vestirnos, perfumaros y alistarnos tal y como lo hacíamos anteriormente para ir a trabajar es una rutina que nos eleva el espíritu y nos mantiene activos; transporta la mente a esos momentos en que no era un riesgo salir a las calles y nos llena de esperanza hasta cuando llegue el momento de volver a hacerlo.

  1. Cuida tu imagen personal

Trabajar y estudiar desde casa no precisamente significa descuidar nuestra imagen; vestirnos, peinarnos y mantenernos aseados es indudablemente un premio de y para nosotros mismos.

  1. Haz ejercicio todos los días

“Uno de los mejores hábitos en la vida es hacer ejercicio todos los días, sin excepción. Y esto no tiene que ser levantamiento de pesas o entrenar para un maratón, sino hacer alguna actividad física ligeramente agotadora para oxigenar la sangre y mandar endorfinas a tu cuerpo”, así lo asegura Robert Kanaat, autor de entrepreneur.com, quien incentiva la actividad física como herramienta de éxito.

  1. Disfruta la compañía de tu familia

Son tiempos difíciles y poder pasar tiempo con la familia se ha vuelto un tesoro que no todos poseen, es por eso por lo que aquellos que tienen la posibilidad de hacerlo, deberían charlar, reír y hacer actividades con los seres amados como cocinar, contar historias y hasta jugar como cuando eran niños.