¿CÓMO INICIAR TU NEGOCIO SIN DINERO?

¿CÓMO INICIAR TU NEGOCIO SIN DINERO?

bombi-790x400

Toda gran empresa alguna vez comenzó siendo una pequeña empresa. Probablemente, la mayoría no surgieron de la noche a la mañana y tuvieron más de una adversidad para consolidarse, adquirir cierta reputación y generar presencia ante la competencia. De por sí, el éxito de un negocio suele estar ligado a la necesidad de un público específico y su respectiva solución.

Por tal motivo, dejando a un lado el dinero es primordial identificar en dónde radica la fortaleza laboral del emprendedor. Una vez establecida dicha fortaleza, es vital hacer una relación entre habilidades, pasión y capacidad de venta del futuro empresario.  Jaime Esparza Rhénals asegura que no es fácil comenzar un negocio sin dinero, pero tampoco es imposible. El hecho de trabajar por algo no quiere decir que se ha de obtener; por eso es importante trabajar duro e inteligentemente para acaparar mayor terreno en menos tiempo.

 

Proyectarse lo es todo

Para guiar un proceso de emprendimiento laboral, Jaime Esparza Rhénals es un buen ejemplo, porque cuando comenzó su sueño identificó qué es lo que sabía  hacer, qué cosas le gustaban, cuánto tiempo de experiencia tenía y cuán hábil era para ofrecer un producto.  Asimismo, supo que las excusas son el mayor enemigo para solidificar una idea y sobrepasó los obstáculos y adversidades que se le presentaron en ocasiones.

Ahora bien, impactar y establecer un vínculo positivo con el público objetivo no es tarea fácil. Podría decirse que Jaime Esparza Rhénals comenzó su negocio y lo hizo bien, pero tuvo que hacerlo aún mejor en lo que respecta al mantenimiento y sostenibilidad de su empresa. Además, lo hizo mejor aún al generar alianzas, vínculos y relaciones con ejecutivos que podrían aportar positivamente a su negocio.

Finalmente, resistir y estar preparado para cualquier situación no tan positiva, permitirá generar una reserva y una lección para próximos momentos. Inclusive, guiarse y aprender de quien ya consolidó una empresa es una herramienta útil, siempre y cuando se tenga claro que todos los recursos y habilidades de emprendimiento son distintos, pero de una u otra manera, podrían llegar a ser complementarias.