NO EXISTEN LÍMITES – JAIME ESPARZA RHÉNALS

NO EXISTEN LÍMITES – JAIME ESPARZA RHÉNALS

jaime esparza

jaime esparza

El empresario colombiano Jaime Esparza está convencido que para ser exitoso en la vida hay que dejar de pensar que existen límites o topes, debemos creer en que podemos alcanzar cualquier cosa que nos propongamos, incluso podemos ser ambiciosos con nuestras metas, siempre y cuando nos comprometamos a trabajar incansablemente para alcanzarlas.

A muchos nos han dicho soñadores y hasta nos han hecho un llamado para poner los pies en la tierra, sin embargo, es importante que creamos en nosotros y en nuestros sueños, que trabajemos y luchemos por alcanzar un bienestar y por sacar adelante los proyectos, no importa si nos llaman poco realistas, ingenuos o hasta ilusos, lo realmente relevante es que sepamos que para un emprendedor no existen los límites ni las fronteras.

Lo anterior lo tiene muy claro Esparza Rhénals, ya que siempre sueña en grande y se asegura de que esos sueños se hagan realidad, así mismo, trabaja constantemente buscando mejorar y conseguir nuevas herramientas y conocimientos que lo ayuden a desempeñar su labor de manera extraordinaria, tanto así que recientemente estuvo en el ICE London, el único evento que reúne a los sectores internacionales de juegos en línea y fuera de línea, conocido también como la feria más importante de juegos y plataformas digitales a nivel mundial, esto solo demuestra que para un soñador y visionario no hay límites o fronteras que lo puedan detener.

Somos nosotros quienes creamos los límites y es vital que entendamos que nosotros mismos tenemos el poder de sobrepasarlos, llegar cada vez más alto y fijar nuevos y más exigentes estándares, tenemos la posibilidad de retarnos y apuntar más y más lejos para superar cualquier tipo de obstáculo.

Jaime Esparza Rhénals es un optimista irremediable y es por eso que nos invita a todos a seguir trabajando y rompiendo límites, a mentalizarnos de que las fronteras o barreras están únicamente en nuestras mentes y cuerpos.

¡Somos dueños de nuestras capacidades, para nosotros no existen los límites!